La Columna de Opinión *

Por Padre Francisco Salvador

Artículos Anteriores

   

 

Yasser Arafat

El reciente deceso del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Yasser Arafat, nos invita a reflexionar sobre el ser consecuente, algo tan olvidado hoy en día, y algo tan presente en el "Rais". Ser consecuente significa seguir y entender que tus palabras valen, que lo que tu dices es lo que debes hacer, aun cuando quizás "políticamente" no te convenga, ser consecuente es creer en la verdad y luchar por ella, es no venderte a ningún precio, y a la larga eso es lo que valoramos en los héroes y en los santos, haber sido consecuentes con sus creencias, valores y preceptos, y eso es lo que admiramos en Yasser Arafat, un luchador incansable, un soñador, un hombre que vivió, y murió creyendo que es posible doblarle la mano al destino.

Como cristianos debemos entender que la consecuencia tiene que ser un pilar fundamental en nuestras vidas, viendo que la conexión entre lo que digo y lo que hago debe existir plena y absolutamente. Sino entonces preguntémonos cuanto vale mi palabra, cuanto vale lo que digo. Seamos serios por un minuto, seamos artífices de nuestros destinos, si creemos en algo vivamos y luchemos por ello, sin doblegarnos en las dificultades.

Estas breves líneas han tratado de ser un homenaje a la gran consecuencia de vida de Yasser Arafat, a su sueño y a su  esperanza y un llamado a nosotros a "vivir" plenamente cada día.

    Espero que lo anterior sirva para que mejores tu vida, y seas más feliz junto a los tuyos.

*Aclaración: La Iglesia desde sus primeros tiempos ha tenido una opinión sobre lo que ocurre en su entorno, no siendo contraria al mundo ni negándolo sino tratando de cristianizarlo, no por la fuerza, mas por el amor.  La voz oficial es expresada a través de los concilios, y santos sínodos.  Pero muchas veces hay también opiniones de sacerdotes o laicos que ayudan o dan una orientación sobre ciertos temas, por ello la intención de esta columna de opinión no es ser "LA OPINIÓN OFICIAL" de la Iglesia sino que mis artículos mensuales puedan ayudar a debatir temáticas actuales, compartir pensamientos, y crecer juntos en la Fe.