La Gran Fiesta de la Elevación de la Venerable y Vivificadora Cruz de Nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo

14 de Septiembre

 

Muchos siglos atrás, los emperadores romanos intentaron erradicar completamente de la memoria humana los lugares santos dónde nuestro Señor Jesucristo vivió, padeció y resucitó por la humanidad. El Emperador Adriano (117-138) dio las órdenes para enterrar el Gólgota y el Santo Sepulcro del Señor, y sobre esa colina construir un templo pagano.  Después de 300 años, por la Divina Providencia, las gloriosas y sagradas reliquias cristianas -el Sepulcro del Señor y la Cruz Vivificadora- fueron descubiertas nuevamente y se ofrecieron para venerarlas. Esto ocurrió bajo el Emperador Constantino el Grande (306-337) cuando su madre, la emperatriz Elena, quien deseaba encontrar la Cruz de nuestro Señor Jesucristo, la busco afanosamente, dio los órdenes para destruir el templo pagano y habiendo orado, empezaron a excavar. Pronto se descubrió el Sepulcro del Señor y no lejos de él tres cruces, y cuatro clavos que habían traspasado el Cuerpo del Señor.

Para discernir en cual de las tres cruces el Salvador había sido crucificado, el Patriarca de Jerusalén, Makarios, alternadamente tocó con las cruces a un cadáver. Cuando la Cruz del Señor se puso sobre el muerto, este se levantó. Entonces, sin necesitar mas prueba, San Makarios, exaltó la Santa Cruz, para que todos pudieran venerarla. Este solemne evento ocurrió en el año 326.

Santa Elena llevó con ella parte de la Cruz a Constantinopla y también los clavos. El Emperador Constantino dio los órdenes para levantar en Jerusalén una iglesia majestuosa en honor de la Resurrección de Cristo, el templo se construyó en aproximadamente en 10 años. La iglesia se consagró el 13 de septiembre del 335. Al día siguiente, 14 septiembre, la celebración de la Exaltación de la Santa Cruz, fue establecida como fiesta nacional del Imperio Cristiano Oriental.  La Cruz, el emblema oficial del Imperio, se puso en todos los edificios públicos y uniformes, era oficialmente elevada en este día por los obispos y sacerdotes.

El tropario de la fiesta era, lo que uno podría decir, el "himno nacional" cantado en todas las ocasiones públicas, de los Imperios cristianos tanto Bizantino como Ruso.

 

Himno de la Santa Cruz – Tono I

 

Salva, oh Señor, a Tu Pueblo, y bendice a Tu Heredad. Concede a Tu Iglesia la victoria sobre sus enemigos. Y protege al mundo por Tu Santa Cruz.

 

Kontakion

 

Oh Tú que, por Tu propia Voluntad, fuiste levantado sobre la Cruz, concede Tu Compasión a Tu pueblo nuevo, llamado por Tu Nombre, Oh Cristo Dios. Alegra Con Tu Poder a nuestros files gobernantes, dándoles victoria sobre sus enemigos; Que les sea Tu Cruz una arma de paz y una victoria invencible.

 

 

 

www.iglesiaortodoxa.cl