Iglesia Cat�lica Apost�lica Ortodoxa de la Sant�sima Virgen Mar�a

 

 

San Ignacio de Antioquía - 20 de diciembre

Powerpoint de su vida y obra - Presentación Gráfica

San Ignacio Deífero tiene una significación especial para nosotros porque el tenía un estrecho contacto con los apóstoles. Ellos le transmitían directamente la fe cristiana y el fue testigo del desarrollo de las primeras comunidades cristianas. En sus siete cartas el reproduce para nosotros la época de los apóstoles.

San Ignacio nació en Siria en los últimos años de la vida del Salvador. La leyenda cuenta que el fue el niño a quien el Señor alzo en sus brazos y dijo: "Os aseguro que si no os hacéis como niños, no entrareis en el reino de los cielos" (Mt.18:3). Lo llaman Deífero ("hombre que lleva a Dios") porque amaba tanto al Señor como si lo llevaba en su corazón. El fue discípulo del apóstol y evangelista Juan El Teólogo. De la misiva del San Ignacio a los pobladores de Esmirna, se ve que el fue muy allegado al apóstol Pedro y lo acompañaba en algunos de sus viajes apostólicos. Poco antes de la destrucción de Jerusalén en el año 72, falleció Evodio, uno de los primeros discípulos de Cristo y como su sucesor en la cátedra de Antioquía (capital de Siria) fue nombrado San Ignacio.

San Ignacio condujo a la Iglesia de Antioquía durante 40 años. (Años 67-107) En una visión especial le fue concedido de ver la Misa Celestial y escuchar el canto de los ángeles. De acuerdo al mundo de los ángeles el introdujo en los oficios religiosos antífonas, dos coros que se alternan como llamándose entre si. Este canto desde Siria se divulgó rápidamente en la Iglesia en sus comienzos.

En el año 107, durante la expedición contra los armenios, el emperador Trajano pasaba por Antioquía. Le comunicaron que San Ignacio profesa la fe cristiana, enseñaba desdeñar la riqueza, era célibe y no ofrecía ofrendas a los dioses romanos. El emperador llamó al Santo y exigió que el deje de hablar de Cristo. El anciano se negó y lo enviaron a Roma encadenado. En Roma lo echaron a los leones en el Coliseo, para la diversión del pueblo. Durante el viaje a Roma el escribió siete misivas, que se conservan hasta nuestros días. En sus misivas San Ignacio pide que los cristianos no traten de salvarlo de la muerte: "No queráis amarme fuera de tiempo. Dejadme ser pasto de las fieras, por los que me es dado alcanzar al Señor. Soy trigo de Dios y por los dientes de las fieras he de ser molido, a fin de ser presentado como limpio pan de Cristo." Escuchando sobre el coraje del Santo, Trajano terminó las persecuciones contra los cristianos. Sus reliquias fueron trasladadas a Antioquía y más tarde las llevaron a Roma y sepultaron en la Iglesia de San Clemente, papá de Roma.

San Ignacio de Antioquía

20 de Diciembre

Discípulo de los Apóstoles, Padre de los Obispos, vigoroso guerrero en la vanguardia de los victoriosos Mártires, San Ignacio ha sido tres veces coronado y brilla reluciente en el firmamento de los Amigos de Dios. Atendiendo a su nombre, que simboliza el fuego (ignis, en latín), el amor de Cristo ardió tan fuertemente en su corazón que fue llamado Teóforo,-Portador de Dios-, calificativo que, sin jactancia, no titubeó en aplicarse el mismo, en tanto que todos los cristianos después del Bautizo se convierten en Portadores de Cristo (Cristóforos) y son revestidos en el Espíritu Santo.

Ignacio había conocido a los Apóstoles en su juventud y, en compañía de Policarpo, fue iniciado en los más profundos misterios de la fe por San Juan el Evangelista. Posteriormente, sucedió a Evodus como el segundo Obispo de Antioquia, capital de Siria y loa mayor ciudad del oriente, cuya sede episcopal fue fundada por el Apóstol Pedro. Durante la persecución de Domiciano (81-96), San Ignacio alentó a los muchos confesos a sobrellevar sus tormentosas tribulaciones con el deseo de ganar la vida eterna; consoló a los prisioneros y compartió con todos su vehemente deseo a Cristo en su muerte, a modo de llegar a unirse a Él para siempre. Pero el temerario Obispo no fue arrestado en este tiempo y cuando la persecución menguó, él se sintió desilusionado de que Dios no le llamara a la perfección de un verdadero discípulo.

En los años de paz que siguieron, San Ignacio se ocupó de la organización de la Iglesia, mostrando que la Gracia que vino sobre los Apóstoles en Pentecostés persistía en el ministerio episcopal, aún cuando los Doce se hubieran ido ya. Exhortó a todas las iglesias a permanecer en unidad y amor alrededor del Obispo, quien es la imagen terrenal del único verdadero Obispo y Gran Sacerdote, Jesucristo. Unidos por la fe inquebrantable en el crucificado y resucitado Salvador, y en la unidad del corazón nacida del amor y la esperanza común, los fieles deben reunirse tan frecuentemente como puedan, especialmente en el Día del Señor, para celebrar la santa eucaristía con su Obispo y la asamblea de sacerdotes y diáconos; partiendo el mismo pan, que es la medicina de la inmortalidad, el remedio contra la muerte y, específicamente, la vida eterna en Cristo. Donde está el Obispo, dijo, ahí está Jesucristo, ahí está la Iglesia, la seguridad de la vida eterna, la promesa de la comunión con Dios.

Cuando la persecución del emperador Trajano (98-117) en Antioquia, San Ignacio se presentó voluntariamente ante él y confesó su fe en un solo Dios, creador y amigo del hombre y en su Hijo Unigénito Jesucristo. Con disgusto el gobernante le dijo: “Así que eres discípulo del crucificado bajo Poncio Pilato, ¿lo eres?”. “Yo soy el discípulo de Aquél que clavó mi pecado en la Cruz y que ha derrotado al demonio y sus símbolos bajo sus pies”, replicó el santo. –“¿Por qué te haces llamar portador de Dios?”. –“Porque porto al Cristo viviente dentro de mi”. –“Entonces que sea el portador del Crucificado llevado en cadenas a Roma”, ordenó el emperador, y “ahí que sea arrojado a los leones para diversión de la gente”. Como San Pablo y muchos otros gloriosos mártires, el siervo de Dios se llenó de regocijo y fervientemente besó las pesadas cadenas que le cargaron llamándolas “mis más preciadas perlas espirituales”.

Durante su larguísimo camino a Roma, se enteró de que los fieles de esa ciudad pretendían evitar su sacrificio; les escribió rogándoles que contuvieran su inoportuno entusiasmo y que no intervinieran: “Ahora yo suplico ser un discípulo...mi deseo terrenal ha sido crucificado, y no hay más fuego en mi por amar las cosas materiales, pero hay un agua viviente en mi que murmura y dice en mi interior: ¡Ven al Padre!”. El amor de Cristo obró tan fuertemente en él que le inspiró con palabras de fuego: “Perdónenme hermanos, no me persuadan de vivir, no deseen que yo no muera. Permítanme ser un imitador de la Pasión de mi Dios...déjenme ser alimento de las bestias, por lo que me será posible encontrar a Dios. Soy trigo de Dios y debo ser triturado por los dientes de las bestias para convertirme en pan puro de Cristo. Para hacerse, a semejanza de Cristo, verdadero pan eucarístico, para servir a través de Él mismo en la verdadera y perfecta liturgia.” Tal era el único deseo del santo Obispo.

Cuando el momento de su prueba final llegó, San Ignacio entró a la Arena como si se aproximara al Santo Altar para servir su última Liturgia en presencia de sus fieles. Ahora, pleno obispo y discípulo del Sumo Sacerdote de nuestra Salvación, Jesucristo –sacerdote y víctima a la vez- se ofreció a sí mismo complacientemente a los feroces leones que se abalanzaron sobre él y le devoraron en breves momentos, sin dejar nada, tal como él lo había deseado, excepto los huesos más largos.

Estas preciosas reliquias fueron devotamente reunidas por los fieles y llevadas de vuelta a Antioquia con gran solemnidad; veneradas por los cristianos a lo largo del camino como al pastor, fueron devueltas vivas y triunfantes a su rebaño.

 

 

 

Google


WWW www.iglesiaortodoxa.cl

  web-team