Columna de Opinión

8° Aniversario Sacerdotal

Queridos Hermanos: En estas breves líneas quiero agradecer profundamente a Dios por permitirme haber llegado al sacerdocio, que creo firmemente es el mayor regalo que pueda uno recibir.

Hace 8 años en un domingo de Todos los Santos, me comprometí a dejarlo todo por seguir el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo, tarea que sin la ayuda de todos es absolutamente imposible.

Como la vida misma el sacerdocio tiene múltiples momentos y situaciones, pero valoro cada uno de ellos, y agradezco a Dios por poder hacer cada día lo que más amo, con alegría en mi corazón.

Hemos pasado momento duros y difíciles, en los cuales dimos batallas por defender lo que creímos justo y lo seguiremos haciendo, ya que la Fe Verdadera no se transa ni se vende, y si fuese necesario daríamos nuestra vida entera por el Santo Evangelio, ya que es fuente de Vida, plenitud y sentido de la existencia humana.

Trato cada día de vivir como si fuese el primero de mi sacerdocio y también como si fuese el último, me emociona cada bautizo, y vibro en cada Divina Liturgia, sintiendo la fortaleza de la oración comunitaria.

Nuestra Iglesia es hoy por hoy una familia, llena de amor y de ganas de estar juntos por siempre, nos sentimos privilegiados de poder servir a nuestras hermanitas del "Hogar del Niño", verdadero paraíso del amor, esperamos cada miércoles por la ya tradicional Divina Liturgia semanal, y el curso de la Iglesia que nos hace ver lo increíblemente rica que es nuestra Fe Ortodoxa, nos regocijamos cada viernes y sábado en clases de nuestro Taller Iconográfico, con los 40 alumnos, y en las reuniones del Movimiento Juvenil Ortodoxo y así mismo en tantas otras actividades que llenan nuestra semana para llegar a la meta y el comienzo, la Divina Liturgia Dominical, pulmón y corazón de nuestra Vida.

Gracias Señor, por estos años maravillosos, por mi Familia, y por todo lo que ha pasado.

R.P. Francisco Salvador

Google


WWW www.iglesiaortodoxa.cl

  web-team